HISTORIA DE LA ESCUELA MODERNA DE STELTON



Antecedentes 

La Escuela Moderna de Stelton, Nueva Jersey, fue hija de los movimientos anarquistas y libertarios de educación anarquista de comienzos del siglo veinte. Estaba inspirada en el ejemplo del anarquista español Francisco Ferrer (1859-1909) que había creado escuelas "modernas" o progresistas en España como provocación hacia un sistema educativo controlado por la iglesia. Ferozmente anticlerical, creía en "la libertad en la educación," educación libre de la autoridad de la iglesia y del estado. Ferrer fundó la primera Escuela Moderna en Barcelona, en 1901. La escuela tuvo mucho éxito, y pronto se iniciaron ramas por toda España. La Escuela Moderna, que también abarcaba un centro de educación para adultos y publicaciones radicales, fue cerrada en 1906 cuando Ferrer fue implicado en un complot para asesinar al Rey de España. En octubre de 1909, Ferrer fue juzgado y ejecutado, acusado de inspirar los sucesos de la "Semana trágica," del 26 de julio al 1 de agosto de 1909, cuando la protesta de unos trabajadores en Barcelona generó en una rebelión abierta, resultando en la profanación y quema de numerosas iglesias y conventos. (1)

Las actividades en Nueva York 

La muerte de Ferrer dio inicio a una aclamación internacional. Los anarquistas en Nueva York, dirigidos por Emma Goldman y Alexander Berkman, fundaron la Francisco Ferrer Association en 1910 "para perpetuar el trabajo y la memoria de Francisco Ferrer". (2) El líder anarquista y tipógrafo Harry Kelly se convirtió en portavoz y Leonard Abbott, editor subsidiario del Current Literature, fue elegido presidente. La Asociación tenía un triple objetivo en mente: publicar y extender por todas partes los trabajos de Ferrer, organizar reuniones conmemorativas en el primer aniversario de su muerte, y establecer Escuelas Modernas en ciudades por todo el país administradas por agencias urbanas de la Ferrer Association.

El Ferrer Center and Modern School de Nueva York abrió sus puertas en enero de 1911 en la Plaza de St. Mark en Greenwich Village. Su primer director fue el anterior instructor inglés Bayard Boyesen. El local sólo podía albergar una escuela adulta, así que después de una recolecta de fondos, el centro se mudó a un edificio en la Calle 12 del este, el cuál fue lo suficiente grande para alojar una escuela diurna. La escuela comenzó con nueve alumnos, incluyendo al hijo de Margaret Sanger Stuart. En 1912 el joven Will Durant, más tarde conocido escritor y popularizador de la filosofía, llevó la escuela. Bajo Durant, la Escuela Moderna se convirtió en uno de los centros más importantes del movimiento radical en Nueva York. Las clases de adultos prosperaron; los estudiantes llegaban en tropel a las clases de arte dirigidas por Robert Henri y George Bellows, originadores de la realista Escuela de Ashcan, quien contó entre sus estudiantes con varios artistas que más tarde obtendrían fama como Man Ray, Max Weber y John Sloan. El escritor comunista Mike Gold y novelista escritor de best-sellers y el escritor de historia cortas Manuel Komroff también estuvieron relacionados con la escuela, como lo estuvieron los poetas Lola Ridge y Edwin Markham; el propio Durant enseñaba historia de la filosofía. Emma Goldman, Alexander Berkman, Margaret Sanger, escritores como Jack London, Lincoln Steffens y Upton Sinclair y la activista laboral Elizabeth Gurley Flynn dieron conferencias individuales en el centro. (3)

La escuela diurna fue también un éxito, aunque pocas familias radicales vivían cerca de la Calle 12 del este. En el verano de 1912, la escuela se mudó otra vez a la Calle 107 en Harlem, donde Durant pronto tuvo dieciséis estudiantes. Fue aquí donde Durant conoció y se enamoró de Ida Kaufman, una estudiante de catorce años de edad que se convertiría en su esposa y colaboradora Ariel Durant. La pareja partió para casarse en 1915, y Cora Bennett Stephenson asumió el control como directora. Bajo su dirección, se introdujeron un curso de verano y una guardería, y la escuela tuvo visitas de Suiza y Alemania para observar sus métodos.

El traslado a Nueva Jersey 

En julio de 1914, una cadena de sucesos llevó a un último traslado a la escuela desde Nueva York a Stelton, Nueva Jersey. En ese año una bomba estalló en un edificio unos pocos bloques más allá de la Escuela Moderna. Tres hombres, todos visitantes regulares del centro adulto, resultaron muertos por una bomba que aparentemente estaba dirigida para la finca del presidente de la Standard Oil, John Rockefeller, situada en Tarrytown, Nueva York. El incidente llevó a un creciente politización del centro, causada por la infiltración en las reuniones de informadores de la policía, y la retirada de algunos apoyos financieros. Creyendo que la atmósfera cada vez más cargada era mala para los niños, se planeó cambiar la escuela diurna para Stelton, Nueva Jersey, a unas 30 millas de Nueva York. El Ferrer Centeren Nueva York duró hasta 1918.

Después de escoger el lugar, Harry Kelly, Leonard Abbott y el cigarrero y anarquista Joseph Cohen formaron la Ferrer Colony Association para comprar la tierra, la cuál revendieron a los futuros colonos en pequeñas parcelas. El sitio comprendía 68 acres de tierra, incluyendo una vieja casa de granja y un establo. En 1919, cerca de 100 familias, de las que entre veinte y treinta era residentes todo el año, poseían tierra en Stelton. (La colonia y escuela realmente estaban ubicadas en Piscataway Township este, cerca de Raritan - ahora Edison - municipio de Stelton, con el cual siempre han sido identificados). La gente que se estableció en la Ferrer Colony venía de diversos planos étnicos; Laurence Veysey señala que la colonia fue única en juntar a universitarios nacidos en América, inmigrantes, intelectuales, y obreros en un intento de construir una sociedad nueva. (4)

Aunque tres cuartas partes de los colonos provenían de un ambiente judío de Europa oriental, la Escuela Moderna y la Ferrer Colony no eran sectarias y la mayor parte de los colonos no se identificaban demasiado con su fe judía. Muchos colonos se mantenían trabajando en la zona textil de Nueva York; además, toda la tierra en la colonia estaba poseída individualmente y cultivada para sacar beneficios, lo cual no contradecía la filosofía anarquista. La comunidad fue también notable por el compromiso de los colonos hacia la igualdad sexual y racial. Muchas parejas cohabitaron sin estar casadas, y los niños eran cuidados comunalmente durante el día. Las condiciones de vida en los primeros años fueron primitivas: el primer verano los residentes vivieron en tiendas de campaña o gallineros mientras construían sus propias casas. No tenían electricidad, calefacción central o tuberías interiores.

La educación en los primeros años 

En su primer año en Stelton, la Escuela Moderna tuvo nada menos que cuatro directores: Bobby y Deedee Hutchinson, quien partieron unos meses después para comenzar su propia escuela en Stony Ford, Nueva York; T Henry. Schnittkind, un doctor en Harvard que también se fue porque su esposa no podía adaptarse al la forma de vida de Stelton; y Abe Grosner de la Philadelphia Modern School que fue director hasta el nombramiento de William Thurston Brown en la primavera de 1916. Bajo Brown, religioso y socialista que ya había fundado varias Escuelas Modernas por todo el país, la escuela de Stelton prosperó. Como la escuela en Nueva York, la asistencia era voluntaria, no había disciplina, castigos, o notas formales. Al igual que del aprendizaje en los libros, los estudiantes participaban de actividades externas y hacían artesanía. El pintor nacido en Hungría Hugo Gellert dirigía las clases de arte y el maestro impresor y anarquista Joseph Ishill enseñaba el arte de la impresión a los niños.

Además de los estudiantes que vivían con sus padres en la colonia, de treinta a cuarenta niños se alojaban en la Escuela Moderna. La casa de la granja se convirtió en una casa de huéspedes, al lado de la cuál fue construido un dormitorio al aire libre, el cuál era friísimo en invierno. La hija de Margaret Sanger Peggy contrajo un neumonía en la casa de huéspedes, y tuvo que ser llevada a un hospital en Nueva York en donde murió. Las condiciones mejoraron, sin embargo, después de la llegada de Jim y Nellie Dick en la primavera de 1917. Los Dicks habían sido anarquistas activos en los movimientos laborales en su Inglaterra natal, dónde crearon varias Escuelas Modernas. Jim y Nellie limpiaron y reorganizaron la casa de huéspedes, que rebautizaron como Living House (casa-vivienda). Nellie impuso alguna disciplina a los niños que habían estado descontrolándose; como ella dijo más tarde "la libertad sin responsabilidad no sirve de nada". (5) En 1920, fue levantado un nuevo edificio para la escuela. Los Dicks llevaron la Living House hasta 1924, cuando partieron con destino a puestos similares en la Escuela Moderna de Mohegan, Nueva York, que había sido fundada por Harry Kelly el año anterior.

Los primeros 1920s fueron el período más provechoso en la existencia de la Escuela Moderna. Bajo Elizabeth y Alexis Ferm, que había asumido el control como co-director en 1920, "La Escuela Moderna se convirtió en uno de los experimentos más radicales que tuvieron lugar en toda la historia de la educación americana". (6) Antes de llegar a Stelton, Elizabeth Byrne Ferm (1857-1944) y su marido Alexis Ferm (1870-1971) habían dirigido su propia escuela, the Children's Playhouse, en Dyker Heights, Brooklyn, y más tarde fundaron una de las primeras storefront schools (escuelas frente al negocio) del Lower East Side, donde entraron en contacto con Emma Goldman y otros anarquistas. Elizabeth Ferm estaba particularmente influenciada por las ideas del educador alemán y fundador del movimiento kindergarten, Friedrich Froebel (1782-1852), cuyas teorías enfatizaban a animar la acción independiente y la creatividad en los niños. En Stelton, los Ferms promocionaron el trabajo manual y creativo, algo semejante como manejar una imprenta, tejer, carpintería, fabricar canastas, alfarería, metalurgia, horticultura, cantar, bailar y deportes; construyeron una serie de talleres en la escuela, aunque los niños todavía tenían la elección de estudiar temas académicos con Jim Dick en la biblioteca. Este programa condujo a una notable floración creativa entre los niños, que produjeron, entre otras cosas, el Voice of the Children, que escribieron, ilustraron e imprimieron enteramente ellos mismos. Eventualmente, sin embargo, los Ferms entraron en conflicto con alguno de los padres que querían una educación más radical y politizada para sus niños, y objetaron la falta de atención al pago de los académicos. Rehusándo a modificar sus métodos, los Ferms se fueron en 1925.

Después de la partida de los Ferms, la Escuela Moderna experimentó un difícil período de transición, hasta que Jim y Nellie Dick volvieron en 1928. Los Dicks renovaron la Living House, que había sido descuidada, reanimaron la Voice of the Children, y volvieron a introducir una buena gama de actividades para los adultos. Jim y Nellie siempre habían querido comenzar su escuela, sin embargo, y en 1933, dejaron Stelton para fundar una Escuela Moderna en Lakewood, Nueva Jersey, la cual duró hasta 1958. Fueron reemplazados por los Ferms, quienes fueron persuadidos para regresar como co-directores.

Decadencia y Disolución 

A pesar de la presencia de los Ferms, la Escuela Moderna pasó tiempos dificiles en los 1930s. Durante la Gran Depresión, muchos padres de clase obrera perdieron sus trabajos y tuvieron que sacar a sus hijos de la escuela. Además, por este período el movimiento anarquista en general estaba en decadencia, y un buen número de colonos se hizo comunista, creando una disensión en la comunidad. En 1938, quedaban sólo treinta niños en la escuela. A mediados de los 1930s, la Living House fue vendida como residencia privada, y los niños fueron bien acogidos en las casas de los miembros de la colonia. Fue la Segunda Guerra Mundial, sin embargo, la que dio el golpe de muerte a la Escuela Moderna. En 1940, el gobierno federal compró la tierra anexando la colonia para uso como base militar, Camp Kilmer. La presencia de miles de soldados cambió la atmósfera de la comunidad; las casas fueron asaltadas y una chica fue incluso violada por los soldados. (7) En 1944, Elizabeth Ferm murió de un infarto. Alexis se quedó como director durante cuatro años más antes de retirarse a la comunidad de Fairhope, Alabama. En este punto, sólo quedaban quince niños, en su mayor parte en edad de guardería. Anna Schwartz, que había impartido la enseñanza en la Escuela Moderna durante muchos años continuó hasta 1953, cuándo la escuela fue cerrada. Entre 1955 y 1961, los administradores liquidaron la propiedad de la escuela y distribuyeron sus activos remanentes.

Los colonos de Ferrer y sus niños gradualmente se dispersaron, aunque muchos todavía viven en la zona. Algunas de las casas originales fueron derribadas y reemplazadas por un centro comercial cuando el área se urbanizó cada vez más. Para el tiempo de la muerte de Alexis Ferm en 1971 a la edad de 101 años, sin embargo, hubo un creciente movimiento entre sus antiguos alumnos para preservar el legado de la Escuela Moderna. En 1973, se fundó Friends of the Modern School, que celebra una reunión cada año para intercambiar recuerdos, ideas acerca de la educación alternativa, y contribuir con material a laModern School Collection en la Universidad Rutgers.
(1) See Joan Connelly Ullman, The Tragic Week: A Study of Anticlericalism in Spain, 1875-1912 (Cambridge, 1968).
(2) Paul Avrich, The Modern School Movement (Princeton, 1980), p. 36.
(3) Laurence Veysey, The Communal Experience: Anarchist and Mystical Communities in Twentieth-Century America (Chicago, 1978), p. 79-84.
(4) Veysey, p. 77-78.
(5) Nellie Dick in Paul Avrich, Anarchist Voices (Princeton, 1995), p. 287.
(6) Avrich, p. 256.
(7) Veysey, p. 170-172.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada